Como funciona un hoverboard y porqué son tan populares

Los hoverboards son uno de los regalos más populares en toda España, superando incluso muchas veces a los patinetes electricos y a las bicis tradicionales.

De hecho, por allá por el 2015 era tanto el boom, que prácticamente en todas las casas había un hoverboard para niños, pero ¿Cómo funcionan y porqué son tan populares? Veámoslo.

Cómo funciona un hoverboard

Los hoverboard son un sistema de transporte similar al segway, aunque mucho más baratos, sin tanta estabilidad y sin un agarre.

A diferencia de los segway, los hoverboard hacen uso de sensores en la tabla del dispositivo para ofrecer mayor balance y para gestionar la potencia de los mismos.

A su vez, debido a que los hoverboard funcionan con dos ruedas, cuentan con dos motores de arranque único. De esta forma, cada uno se controla con su sensor.

Esta característica en particular, es la que permite dar vueltas en un mismo lugar o girar a la hora de transportarnos.

Ya para los hoverboard de gama media o media alta, sí que cuentan con una característica adicional, y es el giroscopio, una herramienta que no solo nos permitirá regular potencia y estabilidad conforme estemos, sino también conforme la posición del dispositivo.

La principal diferencia entre un hoverboard y un segway serían sus características básicas, ya que este último está más pensado para trabajos fuertes. Para ir a laborar, para salir al parque, etc.

En cambio, estas tablas son más que nada para niños, ya que gozan de una autonomía bastante baja, debido a la implementación de baterías que no cuentan con carga rápida y que además cuentan con muy poca autonomía.

Cómo usar un hoverboard

Un hoverboard se puede usar muy fácil. Solo tienes que encender el dispositivo y pararte encima de él. Asegúrate de cargarlo muy bien antes, ya que la batería suele durar unos minutos.

Luego de pararte encima, puedes hacer presión con ambos pies para ir hacia delante, presionar solo el derecho para ir a la izquierda y viceversa.

No hay forma de retroceder, eso sí. Algunos hoverboard incluso cuentan con un mando desde el cual podrás controlar las luces. Otros también se pueden controlar desde el móvil fácilmente.

Importante: Recomendamos usar estos juguetes solo en plazas o lugares con pisos lisos y sin baches, ya que, de lo contrario, es posible que te caigas fácilmente.

¿Por qué se han popularizado tanto estos juguetes?

Posiblemente el hecho de la popularidad de estos juguetes se deba en un principio a lo llamativos que son. La mayoría de sus modelos son sumamente coloridos y con stickers que llaman la atención.

Además, son una alternativa a las bicis, por lo que los niños pueden asociar la movilidad con divertirse fuera de casa.

Dejando eso a un lado, se trata de un buen juguete, bastante divertido, y a pesar de que hay ciertas controversias sobre la calidad de su batería, hoy en día si compras un hoverboard de al menos 200 euros, no debería haber problema.

Deja un comentario